El acusado, Claudio Estigarribia, está prófugo pero se comunicó con la mamá de la víctima. Los abusos empezaron cuando la menor tenía 7 años y se extendieron hasta que cumplió los 15.

El dramático caso salió a la luz a principios de la semana pasada cuando la exmujer y madre de la víctima, una adolescente que ahora tiene 15 años, denunció en la Comisaría de la Mujer que Estigarribia abusaba sexualmente de la menor desde que esta tenía siete cada vez que ella los dejaba solos para irse a trabajar.

Cuando los efectivos llegaron al domicilio del oficial, que se desempeñaba en la comisaría 4° de Cariló, lo único que encontraron fue un DVD con fotos familiares y una nota que Estigarribia había dejado en la que le pedía disculpas a sus hijos.

Sin embargo, no había rastros de él y hasta el momento permanece prófugo.

“Pedile perdón a mis hijos”. Con esas palabras manuscritas en un papel, el policía Claudio Estigarribia abandonó su casa en General Madariaga mientras su expareja lo denunciaba por violar a su hijastra durante ocho años.

Pese a estar prófugo, el acusado se comunicó por teléfono con la mamá de la víctima, aseguró que va a estar “preso por la aberración” que cometió y amenazó con quitarse la vida.

En medio de la conmoción por la gravedad de la denuncia y pese a que aseguró que “no se va a entregar”, Estigarribia llamó este fin de semana a su exmujer y reconoció los hechos.

“Voy a estar 30 años preso por una pelo… por una aberración. Soy un monstruo”

se escucha decir al policía en el audio que fue difundido por el sitio Central de Noticias Madariaga.Mientras el policía prófugo le insistía a la mujer para que lo perdonara, ella lo presionaba a su vez para que le dijera en dónde estaba.

Después de esquivar la pregunta en varias oportunidades, Estigarribia manifestó que hizo dedo hasta que un conductor aceptó llevarlo y lo dejó “lejos” en una ruta.

“Me subí asustado de que me agarrara tu padre, me agarraran todos y me cagaran a palos”, se justificó, y añadió: “Me merezco eso y peor”.