Si uno mira el resultado final, con el 2-0 de Atlético Tucumán sobre Independiente, puede pensar que el Decano fue amplio dominador del partido y que se quedó de manera justa con un triunfo que le permitió romperle el invicto al Rojo.

Racing y Central Córdoba no encuentran la apertura del marcador

Sin embargo, a pesar de que Franco Mussis jugó en gran nivel en la mitad de la cancha y rompió la paridad con un certero remate al palo que resultó inatajable para Sebastián SosaChristian Luchetti fue la gran clave para que el dueño de casa se quede con los tres puntos ya que contuvo en momentos clave situaciones claras de gol para los de Julio César Falcioni.

Pero en ese instante algo sucedió. Primero avisó Mussis con un bombazo de tiro libre que pegó en el travesaño. Y casi en la jugada siguiente, luego de una pérdida en la salida, el ex Gimnasia remató al poste derecho de un Sosa que se resignó y ni siquiera se tiró a intentar despejar la pelota.

Y en la reanudación, una nueva mala salida del Rojo le dejó servida la pelota a Tesuri, quien remató y sentenció el encuentro a favor de los tucumanos por 2-0. Impensado por el desarrollo que vamos a explicar a continuación.

Porque el conjunto de Avellaneda, que hasta antes de que comience la fecha era el único invicto que tenía la Liga Profesional, manejó la pelota durante gran parte de los 90 minutos, pero careció de profundidad y de definición contra un equipo que se agrupó bien en el fondo cortando todo tipo de idea de juego, sobre todo por la derecha con el tándem Roa-Bustos.

Sin embargo, se las ingenió para tener alguna chance por intermedio de Velasco, el mejor de los cuatro de arriba. El local, con Mussis como más punzante, tuvo en sus pies una buena oportunidad de romper el 0-0 parcial, pero Sosa lo impidió.

El segundo tiempo transcurrió casi en la misma sintonía que el primero, pero con la salvedad de que el banco de suplentes le dio grandes réditos a Omar De Felippe, ya que los ingresos de Tesuri y Lotti le dieron profundidad y peso ofensivo, algo que no había tenido anteriormente. El Rojo, con varias bajas ya sea por lesión o suspensión, no tuvo respuestas y se fue quedando.

Y cuando todos los caminos conducían a un tibio empate sin goles en el Monumental José Fierro, dos muy flojas salidas del fondo del Rojo en cuestión de minutos le permitieron al dueño de casa quedarse con tres puntos importantes. Podría ser demasiado premio por lo que hizo, pero en el fútbol no siempre sucede lo que se merece.