El viernes se conocerá el informe del equipo científico-técnico que trabajó en el lugar.

Hace dos semanas, en el kilómetro 2.119 de la Ruta 40 se produjo una remoción en masa. Gran cantidad de material se desplazó ladera abajo por unos 60 metros. No hubo víctimas pues el incidente ocurrió de noche y nadie transitaba por el lugar. Sin embargo, desde ese entonces la ladera está inestable y la amenaza de que más material pueda caer es constante. El tránsito aún sigue habilitado, aunque en una sola mano. Ayer científicos del Conicet recorrieron el lugar y elaborarán un informe preliminar que buscará determinar los pasos a seguir y las causas del fenómeno.

Geólogos, técnicos y científicos del Instituto Andino Patagónico de Tecnologías Biológicas (Ipatec) llegaron ayer a Villa La Angostura para trabajar en la ladera donde se produjo la remoción en masa hace dos semanas. La recorrida estaba prevista para el viernes pasado pero debió postergarse por el mal clima.

Tal como contó RÍO NEGRO, Marcos Arretche, director de Protección Civil de Villa la Angostura, se trata de un análisis que se había solicitado a través de una mesa previa que se conformó cuando ocurrió el evento. “Con el Ipatec venimos trabajando desde el 2010 en la parte científico-técnica, así que solicitamos la posibilidad de que vengan a trabajar en el lugar y hacer un informe preliminar de lo que ha ocurrido ahí que es una remoción en masa”.

Además precisó que “ayer lo que se pudo hacer es trabajar en la parte del inicio de la remoción, en la obtención de datos necesarios para elaborar el informe” que será enviado conjuntamente entre el Ipatec y las áreas municipales la Ejecutivo de La Angostura.

Sin embargo, el funcionario de Protección Civil adelantó que será necesario retirar unos 20 árboles que están suspendidos, pero detalló que el informe será el que indicará de que forma se debe hacer ese trabajo, por el riesgo que conlleva una ladera inestable.

Se está tratando de buscar una solución pronta a un problema complejo. Es complejo trabajar en laderas de 45 grados, con una extensión como la que hay ahí, con el material que todavía está en el lugar. Se está haciendo la evaluación primaria de qué es lo que hay que hacer”, indicó Arretche.

Y agregó “no es que se pueden meter maquinas o personas a trabajar en una ladera inestable como esa, es una irresponsabilidad total. Entonces antes de cualquier trabajo o movimiento se busca que estén las condiciones de seguridad para poder hacerlo”.

Además, el director de protección civil comentó que entre las tareas que se realizaron se voló un drone para “hacer un fotograma, pero no solamente del lugar que se ve a simple vista sino todo lo que hay alrededor, como está la ladera, y cuál puede haber sido el motivo que generó el incidente”.

Pero además, Arretche indicó que la ladera es aún una amenaza de seguridad y confió que “desde el punto de vista que tiene que ver con la seguridad tendría que tener el tránsito restringido en la ruta”.

Sin embargo, desde Vialidad Nacional, que es quien toma las decisiones sobre la vía nacional, aseguraron que está todo controlado y que el tránsito está habilitado, pero en una sola mano.

“No es para minimizar porque las remociones en masa siempre son una especie de advertencia que nos da la naturaleza cuando es intervenida”, resaltó Arretche sobre el fenómeno ocurrido a la vera de la ruta de los Siete Lagos.

Y destacó que fue una fortuna que la remoción en masa “haya ocurrido en el horario que ocurrió y que hayamos tenido la bendición que nadie haya pasado por el lugar. La cantidad de material que cayó por una pendiente de casi 60 metros y la velocidad que eso tomó, podría haber causado víctimas“.

(RIONEGRO.COM.AR)