En una reunión, celebrada en la Delegación del Ministerio de Gobierno y Justicia en Comodoro Rivadavia, representantes de Policía del Chubut como de comunidades originarias coincidieron en los avances surgidos del trabajo interdisciplinario e interinstitucional entre la Dirección de Asuntos Indígenas; Comunidades Originarias; la comunidad Científica y la Secretaría de Cultura Provincial.

A partir de la creación en el 2017 del área provincial de Instituciones, hoy en Chubut hay diez comunidades distribuidas en la región, en un órgano avalado por la ley 5 número 160, conocido como “protocolo de tratamiento de restos óseos”.

“Comodoro es un lugar con muchos sitios arqueológicos. Últimamente se han alumbrado muchos restos en distintos lugares de la ciudad y queremos llamar a la reflexión a los hermanos y los vecinos para que se interioricen acerca de los procedimientos a seguir”, indicó Rubén Romero Saihueque, quien encabezó el encuentro vía zoom con la arqueóloga e investigadora del CONICET, Julieta Gómez Otero.

Participaron además el comisario inspector Cristian Omar Ansaldo, jefe del Área Criminalística; el subcomisario Damián Leyes, jefe de la Sección local y licenciado en Accidentología; integrantes del Área Provincial de Restituciones de restos óseos originarios junto a los veedores de la ciudad de Comodoro Rivadavia, Emanuel Roko Emanuel y Martín Avalos.

“Cuando aparecen restos óseos es algo ligado a la espiritualidad de nuestro pueblo y tiene que ver con los orígenes mismos de cada ciudad”, expresó Romero Saihuequ,e haciendo hincapié en la revalorización de los antepasados que “generosamente recibieron a las colectividades que hoy se asientan en la ciudad”.

“El mejor trabajo que podemos hacer, es dar tranquilidad. Lo que hacemos es a conciencia, motivados por la espiritualidad de nuestros antepasados y lo hacemos con el máximo de los respetos”, agregó.

Advirtió que en caso de producirse el hallazgo de restos, se debe dar inmediato aviso a la Policía. “En éstos casos existe una fuerte espiritualidad, no se deben llevar a la casa, ni se deben romper, por lo que deben ser tratados con absoluta responsabilidad y respeto. Desde la denuncia, se activa el protocolo”.

Y agregó que desde el 2018 a la fecha se han producido 37 alumbramientos. “Esto nos llama a informar a la sociedad para poder interactuar y visibilizar a los hermanos conociendo a los equipos científicos y Policía para poder fortalecer la tarea. Creemos que se está tomando conciencia y hay un cambio de paradigma cultural respecto a esto”.

“Es todo un proceso –dijo el funcionario provincial– que estamos llevando adelante y la provincia de Chubut es la que más ha avanzado en éste sentido. Tener una ley de actuación de protocolo en donde estuvo involucrada la comunidad científica, no se ha dado todavía en otras provincias. Es un tema delicado, respecto a esto se han generado muchos conflictos que llevaron a cortar el diálogo. Recién estamos animándonos a generar información y a ser nosotros mismos quienes transmitimos el respeto que debe haber hacia nuestros sitios arqueológicos”.

“El próximo paso debe ser la relación más estrecha entre las comunidades originarias y los municipios, ante la necesidad de contar con un territorio o zona donde los restos que se encuentran sin poder ser restituidos, por el mismo avance del progreso, pueda destinarse una reubicación para que los huesos vuelvan a su descanso eterno. Donde alumbran restos estamos trabajando para que se identifiquen los lugares como un sitio arqueológico y quede debidamente registrado por la información que se puede dar respecto al origen mismo de nuestro pueblo”.

En representación de la Policía del Chubut, el comisario Cristian Ansaldo, resumió el procedimiento de la fuerza ante un caso de hallazgo de restos. “Venimos trabajando desde el 2018 con la comunidad. Nuestra participación es determinar si son de origen reciente o antiguo. En el primer caso trabajamos con un protocolo 05 de la Procuración General, preservando el lugar del hecho y tratando la escena como de un presunto delito, comenzando a trabajar la excavación de los restos para evaluar posteriormente con la parte forense. Si los restos son de antigua data, se da participación a Cultura y trabajamos desde otro punto de vista”.

Explicó que el hallazgo de restos se ha potenciado por el aumento de actividades deportivas en zonas alejadas como correr o andar en bicicleta; la pesca o el uso de cuatriciclos. “Encontramos restos óseos generalmente en la zona costera en Puerto Madryn y cercanías porque la urbe va creciendo y el uso de maquinaria pone a la vista, estos restos. La gente debe dar aviso a la comisaría para activar los protocolos y de inmediato comenzar a trabajar”, finalizó.