Jonathan Damián Waters (20) y Eduardo Daniel Burgos (19) fueron imputados como presuntos autores del delito de robo en grado de tentativa. Los jóvenes fueron detenidos por la policía el último domingo, luego de ser denunciados por robar el teléfono celular de un adolescente que caminaba por Avenida 9 de julio. La fiscalía obtuvo un plazo de veintidós días para finalizar la investigación.

En la sala de audiencias de la oficina judicial se desarrolló una audiencia de control de la detención y formalización de la investigación preparatoria de juicio. El acto judicial fue presidido por la jueza Mariel Suárez de Comodoro Rivadavia. La magistrada participó de la audiencia mediante el sistema de conexión telemática. El Ministerio Público Fiscal, estuvo representado por al fiscal general Laura Castagno. Los detenidos, en tanto, recibieron la asistencia técnica del abogado de la Defensa Pública Gustavo Oyarzun. También participó la abogada Gabriela Francisco de la Asesoría de Menores.

En la ocasión, Castagno informó a la jueza, a los sospechosos y a su abogado, cuáles son los hechos que investigará.

En este sentido, indicó que el caso se originó el 12 de septiembre a las 00:45 cuando la víctima-un joven de dieciséis años-  caminaba por la calle Rawson e intersección con Avenida 9 de julio. En ese lugar fue abordado desde atrás por Jonathan Waters y Eduardo Burgos, quienes le colocaron un objeto rígido sobre el cuello.

Luego, los sospechosos le indicaron “mira hacia el suelo o te matamos”. En otra secuencia de la acción, manifestaron nuevas amenazas. “Quédate quieto o te meto un tiro, él te va a revisar”.

En esa división de tareas, Waters reviso las prendas del adolescente hasta que hallo un teléfono celular y su cargador. Luego de sustraer estos elementos, los imputados reforzaron sus amenazas indicándole al damnificado que si realizaba la denuncia lo iban a matar. Finalmente, los dos jóvenes se retiraron corriendo por Avenida 9 de julio.

Foto: Comisaría Sarmiento

En este marco, se supo que una testigo observó parte de la escena y dio aviso telefónico a la policía. Un móvil policial persiguió a los dos procesados hasta que lograron detenerlos en inmediaciones de calles Miguel Zábalo y calle 11. Asimismo, se supo que Jonathan Waters había arrojado los elementos sustraídos en un terreno baldío en inmediaciones del lugar.

En este contexto, la representante de fiscalía desarrolló los fundamentos para solicitar a la magistrada que declare legal la detención de los imputados. Con respecto a la calificación legal provisoria escogida, sostuvo que se trata de un delito de robo simple en grado de tentativa.

Por otra parte, en función de que los detenidos no cuentan con antecedentes penales computables, no requirió medidas de coerción. En este sentido, solicitó que se imponga una medida mediante la cual los sospechosos deben presentarse cada quince días en la Oficina Judicial, hasta la realización del debate oral. También que se establezca una prohibición de contacto por toda vía con la víctima y testigo del hecho.

Sobre el plazo de investigación, propuso que se otorgue veintidós días para que los investigadores concluyan sus tareas. En tanto, peticionó que al concluir la audiencia ambos se presenten en las oficinas del Área de Criminalísticas los fines de que se les aplique el protocolo único de identificación de personas

A su turno, Oyarzun no formuló oposición al pedido de declaración de legalidad de la detención. Tampoco cuestionó el pedido de apertura y la calificación legal provisoria escogida. Asimismo, coincidió con el Ministerio Público Fiscal respecto al plazo de investigación solicitado. En tanto, consideró que no correspondía la imposición de medidas sustitutivas de coerción.

Luego de escuchar las posiciones de las partes técnicas, la magistrada resolvió declarar legal la detención de Waters y Burgos. Formalizar la investigación preparatoria de juicio contra los dos imputados, en orden a los hechos narrados por la investigadora y la calificación legal propuesta.

Asimismo, hizo lugar al plazo de investigación requerido y dispuso una medida de protección para la víctima y testigo.