El proyecto señala la relación del empleador y del empleado despedido eliminando las indemnizaciones por despido y reemplazándolas por un fondo de cese laboral.

Sesionó la Legislatura provincial y tal como se esperaba luego de las PASO lo más interesante de esta sesión se daría en la hora de preferencia donde los diputados exponen su punto de vista sobre la situación política que se vive sobre todo a nivel provincial y nacional.

En este sentido cabe destacar que lo más notorio de la sesión fue el rechazó de un proyecto a nivel nacional presentado por Martín Lousteau donde señala la relación del empleador y del empleado despedido eliminando las indemnizaciones por despido y reemplazándolas por un fondo de cese laboral.

Al respecto desde los sindicatos representados por los diputados en la Legislatura provincial, en su mayoría hicieron mención con un claro repudio hacia este proyecto y el impacto que tendría en la clase trabajadora.

Logrando el proyecto un acompañamiento de rechazo de una amplia mayoría de 20 a 2 en contra, del bloque del radicalismo.

Hora de preferencia

Al inicio de la hora de preferencia, la autora de la propuesta de repudio, Tatiana Goic (Camioneros) alegó que hay una propuesta similar del diputado del PRO, Héctor Stefani, y planteó que “no casualmente fueron presentados días después de que el PRO y la derecha ganaran las elecciones. Donde sin indemnizaciones los trabajadores quedan a merced del humor que el empleador tenga en ese momento porque el empleado no va a poder reclamar cualquier derecho que le corresponda porque lo pueden echar y esto los deja en una indefensión total, son los enemigos número uno de los trabajadores”.

Sostuvo, además, “este proyecto nos duele, porque quedarse con los derechos de los trabajadores es ignorar toda la historia del movimiento obrero, que está escrita con sangre. Es ignorar todos nuestros muertos, torturados y desaparecidos”.

“Donde hablo de la pertenencia de la dirigencia de Cambiemos y su vinculación con el ajuste implementado en 2001, por ejemplo, a través de la llamada Ley Banelco de flexibilización laboral”.

A su turno, el diputado Carlos Gómez, destacó “el mensaje del presidente Fernández presentando a su gabinete. Como pueblo, tenemos que tener memoria. Hace 20 años, estas mismas figuras de Cambiemos fundieron una Nación, la dejaron devastada, en cesación de pagos, intentaron llevar el ajuste a todos los trabajadores, dinamitaron las economías regionales. Chubut se convirtió en una fábrica de pobres, Comodoro se convirtió en la capital de la desocupación”.

Señaló además que “la foto de la TV del triunfo de Cambiemos es fantasmagórica, nos retrotrajo a 2001. En ese domingo aparecían Patricia Bullrich, Ricardo López Murphy, Horacio Rodríguez Larreta y el único que faltaba era De La Rúa. Hay que tener memoria, esto es volver al ajuste de 2001.Por ello es que estamos planteando desde el movimiento obrero es defender los derechos de los trabajadores y ratificamos el apoyo irrestricto a este proyecto nacional. Y no volver nunca más al año 2001. El movimiento obrero va a salir a rechazar esta alianza que resucita”.

Por ello reflexiono, “se necesita mayoría en Senadores y en Diputados”, por lo que pidió “darles la oportunidad a nuestros candidatos para llegar al Congreso. Los gremios vamos a realizar esfuerzos para rechazar este modelo”.

Ida y vuelta entre el PJ y la UCR

Quien respondió fue el presidente del bloque radical, Manuel Pagliaroni, quien indicó, “hay un reconocimiento del Presidente de los errores cometidos, por lo que cambia medio gabinete, y el mensaje es que no es culpa de Macri y los que han gobernado antes. Argentina tiene 50 % de pobreza, 10 % de indigencia” y preguntó “¿por qué partido llegó Menem a la presidencia? Por el justicialismo. Gobernó el peronismo 26 de los 40 años, y nunca ha decrecido la desocupación y la pobreza. Las recetas han sido equivocadas, y es responsabilidad de un sistema que no funciona”.

Y aclaro, “no voy a defender a los autores de los proyectos, pero hay que repensar la relación de los empleadores con los empleados. A los inversores se los ve como si fuesen enemigos, y la mayoría son pymes, como cualquiera de nosotros, que la tienen que pelear día a día. El que invierte no es un enemigo, viene a generar empleo. Y no invierte en este país porque las reglas nunca son claras”.

A lo que contextualizo, “no parece que hayan escuchado el mensaje de las urnas, la gente ha rechazado lo que pasa en el país, en Chubut se han perdido 7 mil empleos privados. Y esas familias votaron, el resultado está en las consecuencias de falta de un plan económico que le indique al mundo hacia dónde va la Argentina”.

“Ya, el proyecto sobre nuevo marco hidrocarburífero genera dudas sobre el mantenimiento de puestos de trabajo, y eso deberían salir a movilizarlo. Allí deberíamos estar todos preocupados por la situación. En vez de mostrar moderación, el gobierno demuestra que quiere cada vez más grieta e ir más a fondo con este modelo. La gente quiere trabajo, no quiere planes. Y el camino debe ser apuntalar al sector privado, la gente dijo basta a un modelo que solo apunta al empleo público y al estado”

A esa altura del discurso pidió la palabra la diputada Gabriela De Lucía (del sector de empleados de comercio), quien afirmó “repudio absoluto al proyecto presentado que implica reemplazar un derecho histórico que es la indemnización por despido. Y preguntó ¿por qué una empresa va a pagar un fondo de desempleo si no tiene pensado despidos?”.

Sobre los dichos de Pagliaroni, le respondió, “el diputado habla de repensar la relación con los trabajadores, pero Garbarino se hizo grande con el sudor de sus trabajadores, las vacaciones y las 8 horas se ganaron con huelga y muertos ¿eso hay que repensar?”.

Retomando la palabra Tatiana Goic, quien dijo “estaba escuchando al representante de Macri acá en la Legislatura, ¿qué autoridad moral tienen para hablarnos de pobreza? Quiere hablar de desocupación, se estima que en el gobierno de Macri 130 mil empleados perdieron su trabajo, y cerraron 24 mil empresas”.

Y cito, “recortaron el presupuesto de educación todos los años que fueron gobierno. Y nos quieren hacer creer que les importa la educación. Y no nos olvidamos del endeudamiento que nos dejaron. Cuando usted dice que se ofende porque no se pueda despedir, es así, debe pagarse los años que el trabajador le dio a la empresa”, concluyó.