buff

La decisión de poner en pausa el proyecto, cuyo nombre no oficial es Instagram Kids, fue anunciada luego de la publicación de una serie de artículos en el diario The Wall Street Journal en los que se aseguró que “la propia investigación de Facebook demostró que la empresa es consciente del daño que Instagram puede causar a la salud mental de las adolescentes”.

Como consecuencia de estas publicaciones, el Senado estadounidense convocó a la empresa a una audiencia en la que debe prestar declaración sobre las acusaciones, citación a la que Facebook respondió alegando que los resultados de su investigación “detallan tanto las experiencias positivas como las negativas de los jóvenes en las redes sociales”, según precisó un despacho de AFP.

Pese a defenderse vía comunicado, la empresa confirmó que su jefa mundial de seguridad, Antigone Davis, comparecerá en la audiencia.

Adam Mosseri, director Instagram, señaló que el proyecto, que apunta a crear una versión para menores supervisada por sus padres, fue “malinterpretado” y remarcó: “Comenzamos el proyecto para enfrentar un importante problema que vemos en todo el país: chicos cada vez más pequeños consiguen teléfonos y bajan aplicaciones que están pensadas para los de 13 años o más”.

“Creemos firmemente que es mejor que los padres tengan la opción de darle a sus hijos el acceso a una versión de Instagram diseñada para que puedan supervisar y controlar la experiencia en vez de depender de la capacidad de la aplicación de verificar la edad de chicos que son demasiado jóvenes como para tener un documento de identidad”, explicó el directivo a través de un comunicado.

Asimismo, agregó que “si bien seguimos pensando que es necesario desarrollar esta experiencia, decidimos hacer una pausa en el proyecto”.

El ejecutivo aseguró que la suspensión permitirá hacer consultas a padres, expertos, políticos y organismos reguladores para escuchar sus preocupaciones “y demostrar el valor y la importancia del proyecto”.

En mayo, un grupo de senadores estadounidense exigió a Facebook detener el desarrollo de la nueva versión de Instagram y señaló su “historial de fallas en la protección de los niños en las plataformas”.

La “Campaña para una niñez no comercializada” atacó a Instagram por su “incansable enfoque en la apariencia”, y alegó que “los niños más chicos están menos desarrollados para manejar esos desafíos” que los adolescentes.

Tras las revelaciones de The Wall Street Journal, sobre los potenciales daños de las plataformas de Facebook, la senadora Marsha Blackburn y su colega Richard Blumenthal anunciaron la realización de una audiencia dedicada a analizar la protección de los niños en las redes sociales.

“Esta audiencia examinará los efectos tóxicos de Facebook e Instagram en los jóvenes y otros, y una de las muchas preguntas que haremos es si las grandes empresas tecnológicas son conscientes de que están dañando a personas y lo esconden”, dijo Blumenthal la semana pasada.