El oficial de Salta murió luego de estar 24 horas internado tras internado al recibir una gran cantidad de palazos en una fiesta clandestina.

El policía fallecido fue identificado como Manuel Alberto Pistán, quien era subcomisario de la localidad de El Galpón en Salta y había intentado dispersar una batalla campal que se había producido entre jóvenes alcoholizados en una fiesta clandestina pero fue brutalmente atacado con palos lo que produjo su muerte 24 horas más tarde.

La situación ocurrió cuando dos personas atacaron por la espalda a los oficiales, tanto a Manuel como a su compañero el subayudante César Rodríguez, golpeándolos con palos en sus cabezas. Los principales sospechosos de cometer este acto son dos hermanos, Nahir y Cristian Puntano, de 21 y 25 años que intentaron darse a la fuga luego de atacar a los policías pero fueron detenidos a unos kilómetros de su casa.

Luego del trágico hecho el subcomisario fue llevado de urgencia al hospital local de El Galpón, donde ingresó con un cuadro de traumatismo encéfalo craneano grave y horas después fue trasladado en código rojo al hospital San Bernardo de Salta Capital. Durante su derivación, la ambulancia tuvo que frenar en el instituto médico de General Güemes ya que el oficial sufrió una descompensación. Durante el mediodía del sábado los médicos le diagnosticaron al subcomisario muerte cerebral al principio pero lamentablemente a las 16hs se confirmó la muerte del policía.

Los principales sospechosos de este hecho son los hermanos Nahir y Cristian Puntano y también son los dueños de la casa donde se estaba llevando a cabo la fiesta clandestina. El horario del crimen fue alrededor de las 2 de la mañana y una hora más tarde los hermanos fueron detenidos.

El informe que brindó la policía indica que los hermanos Puntano fueron detenidos a siete kilómetros de la localidad de El Galpón. Los oficiales informaron que ambos se encontraban mojados por intentar cruzar un río en su intento de fuga.