Un par de individuos fueron a pedir una cerveza fiada a un kiosco y amenazaron al dueño con un arma tumbera. Sospechan que a modo de venganza, el hombre baleó la vivienda del cliente, quien después hizo lo mismo contra su casa.

Relacionado a una causa por abuso de armas de fuego, este jueves se llevó a cabo una diligencia donde se logró secuestrar una pistola, un revólver y un arma de fabricación casera.

Conforme a lo explicado por fuentes policiales, la investigación surge raíz de un episodio sucedido en la capital provincial donde un grupo de amigos llegaron a la puerta de un kiosco para pedir una cerveza fiada, pero ante la negativa del dueño, estos lo amenazaron con un arma de fuego tumbera.

En represalia, el dueño habría baleado la casa del cliente, quien después hizo lo mismo contra la casa del propietario del local.