Brutal golpiza en Mendoza: defendió a un amigo y tres rugbiers le patearon la cara

141

Tiene 16 años y está internado con varias fracturas: tendrá que ser operado. Los atacantes aún no fueron identificados

Un adolescente que salió en defensa de un amigo resultó gravemente herido y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente tras haber sido presuntamente agredido por una patota de rugbiers. El ataque ocurrió el domingo pasado a la madrugada, en la puerta de casa donde se celebraba una fiesta de 15 años en la ciudad mendocina de Luján de Cuyo. Por el momento, los investigadores se encuentran reuniendo testimonios para identificar a los agresores y reconstruir los hechos.

Según consta en la denuncia judicial realizada ayer por los padres del chico atacado, la golpiza se inició cuando el adolescente de 16 años salió en defensa de un amigo al que el grupo de rugbiers intimidaba en medio de la fiesta de 15 de una amiga suya.

Cuando intercedió, pasó a ser el blanco de las agresiones y, de un momento a otro, comenzaron a golpearlo, según la denuncia. La golpiza le provocó múltiples fracturas en su rostro y el joven tuvo que ser trasladado a un centro de salud de la zona.

Pese a que el ataque fue la madrugada del domingo, el padre de la víctima recién hizo la denuncia ayer porque necesitaba reunir pruebas. Precisaron que los agresores tienen entre 19 y 20 años.

Por su parte, los investigadores judiciales, a cargo de la fiscal Claudia Ríos, titular de la Unidad fiscal de Homicidios y Violencia Institucional, se encuentran recabando información sobre lo ocurrido para identificar a los presuntos agresores.

Con respecto al ataque, se supo que la víctima llamó a su padre, alrededor de las 4 del domingo, tras la golpiza y que fue él quien lo buscó y lo llevó para que lo atendieran en la Clínica de Cuyo, donde quedó internado.

El joven sufrió fracturas múltiples y debe ser sometido a una operación compleja, aunque primero los médicos necesitan aguardar a que se desinflame la zona para poder iniciar la intervención quirúrgica.

Marcelo, padre de la víctima, habló con el canal de noticias C5N y dio su versión de los hechos: “Ayer se radicó la denuncia, donde pusimos datos, fotos, análisis, estudios, todas la pruebas pertinentes para que la fiscal de turno tome cartas en el asunto”.

Y siguió: “Mi hijo está bien de ánimo y está bien de salud. Está con calmantes y antibióticos. Le iban a dar el alta domiciliaria, pero no pudo ser. Surgió otro problema porque descubrieron otra lesión. Fue muy reciente”.

“Le hicieron una resonancia magnética donde han encontrado la otra lesión, aparte del rostro, donde tiene todos los huesos rotos. Él se iba a ir a casa, para que estuvieran tranquilo hasta que lo operaran, pero no lo pudimos hacer porque surgió esto hace media hora”, se lamentó.

Con respecto a los hechos, aseguró: “Mi hijo me contó que fue un cumpleaños de una amiga, de la misma edad que él, en su casa. Él estaba en la lista de invitados y en el medio de la fiesta, tipo 3,4 de la mañana, llegó este grupo de jóvenes más grandes del Liceo Rugby Club y empezaron molestar a los más chicos. En ese ínterin, unos de los amigos de mi hijo tuvo un problema con uno, y él salió en defensa para que no le hicieran nada. Así, dos ellos se dieron vuelta y lo golearon brutalmente a mi hijo”.

Mientras tanto, la fiscal Ríos continúa recabando testimonios para intentar determinar qué fue lo que ocurrió esa madrugada e identificar a los agresores.