Gago cortó la racha: ¡Ganó Racing!

88

La Academia se impuso en Tucumán con goles de Correa y Rojas y Pintita festejó por primera vez en su nuevo club. Sumaba ocho caídas al hilo.

Era Tucumán, la tercera y la vencida. Tras las dos primeras derrotas al frente de Racing (Central y Defensa), a Fernando Gago no le quedaba otra que hacerse fuerte lejos de casa. Por él (arrastrada ocho derrotas al hilo contando Aldosivi), por el ingreso a las Copas (pelea los últimos cupos de Sudamericana) y para empezar a afianzar sus ideas. Ante Atlético, la Academia abandonó el 4-3-3 y pasó a un 3-3-4 que arrancó con un triunfazo. Lejos de jugar bien, está claro, pero sumando tres puntos vitales para recobrar el ánimo y seguir en la lucha.

El nuevo esquema que paró Gago

Sorprendió el DT con el esquema táctico y los jugadores elegidos. No había dado indicios en la semana y presentó un equipo que llamó la atención. Pillud fue volante por derecha, Mena por izquierda, Correa el 9 y Lisandro wing izquierdo. Fueron los roles más llamativos pero que, en un contexto de extrema pobreza, terminaron dando réditos. Los laterales laterales/volantes hicieron bien la transición defensa-ataque y Correa cumplió con el gol del 1-0, que llegó en la primera jugada clara que tuvo Racing. Esto no es algo bueno, porque recién fue a los 14′ del segundo tiempo. Hasta ese minuto, no había tenido chances claras de gol. La Academia era un equipo sin cambio de ritmo y de pases intrascendentes. Pero apareció Copetti, centró al corazón del área, Mena se la llevó puesta y Correa terminó definiendo. Antes del gol, el ex Colón había jugado mal y después se perdió un mano a mano clarísimo.

Racing lo ganó en tres minutos

Fue una ráfaga la de Racing. Tres minutos después, Matías Rojas sacó un remate mitad centro y mitad gol que se le metió por el segundo palo a Lucchetti. Ahí el equipo de Gago ganó definitivamente en tranquilidad y pudo haberle hecho más goles a un Atlético totalmente perdido. No lo hizo porque no estuvo fino en los metros finales. Y acá hay que detenerse en Lisandro López. Llamativamente, el gran capitán de Racing fue uno de los puntos más flojos del equipo. Lento, impreciso y quejoso, Licha sabe más que nadie que no está encontrando su mejor nivel llegando a 2022, año que podría marcar su retiro de la actividad profesional.

Ganó Racing y ahora tendrá dos semanas para ajustar un nuevo esquema que debutó con triunfo y le sacó a Gago una mochila pesadísima de sus espaldas. De cara a la recta final del campeonato, la Acadé se ilusiona con retomar el camino del éxito y al menos cumplir el objetivo mínimo de jugar la próxima Copa Sudamericana. A esta altura, es muchísimo.