Crece la cantidad de campos abandonados en Chubut

192

El presidente de la entidad agropecuaria del Valle estimó que «las tierras no se van a recuperar por mucho tiempo». Advirtió que «la mayor preocupación de los productores es el avance de los predadores».

La sequía acentuada en los últimos años, resumida en escasez de lluvias, temperaturas elevadas y vientos tempestuosos, obligó al cierre de varios campos en Chubut y su posterior abandono debido a la insolvencia financiera. La evaluación fue realizada por el presidente de la Sociedad Rural del Valle, Ricardo Irianni, al plantear los inconvenientes que debe enfrentar un productor ante la falta de rentabilidad producto de la pérdida sostenida de la hacienda.  

El clima es un factor preponderante, también lo es la depredación constante provocada por pumas y zorros. Es un litigio escabroso, que obliga a los productores a cerrar la tranquera frente a la incertidumbre eterna. «Podemos afirmar, frente a la situación esgrimida, que los campos no se van a poder recuperar por muchos años», afirmó el dirigente agropecuario.

«La rigurosidad del clima» en la provincia «nos evidencian que «no será fácil» recuperar la actividad. «El ecosistema patagónico es muy frágil y llevará mucho tiempo recuperar las tierras», sostuvo Irianni.

LOS CAMPOS ABANDONADOS
A EL CHUBUT el productor planteó que el 25% de los campos de «nuestra área de influencia cerraron y quedaron abandonados». La Sociedad Rural Valle del Chubut comprende la región noreste de la provincia, puntualizado en los departamentos Gaiman, Rawson, Biedma, Florentino Ameghino, Mártires, Telsem, Gastre y Paso de Indios.

«La diferencia es que al campo cerrado el productor lo trata de cuidar, y el abandonado se deja y en muchos casos puntuales incluso nos indicaron que hubo robos de las instalaciones o molinos, en un caso sustrajeron hasta las aberturas de una casa», apuntó.

CLIMA
Irianni aclaró que «dentro de nuestra Sociedad Rural tenemos productores de distintas zonas; y todo lo que es producción de Ruta 3 hacia la costa llovió más del promedio, lo refleja el dato de que cayeron más de 300 milímetros, que para este punto es mucho, pero en otras áreas como la centro-norte de Chubut llovió muy poco, principalmente en los Departamentos de Telsen, Mártires, Paso de Indios, Gastre».

«Durante estos años de sequía prolongada, cuyo clima fue riguroso, se afectó muchísimo al campo, principalmente cuando se combina con calor, porque lo que hace es ‘quemar el campo’, fenómeno que deja sin forraje a los animales, entonces no sólo sufren la falta de agua por la cual tienen que caminar más, sino que pierden estado, porque no tienen para comer», acotó.

RENTABILIDAD
Desde la Comisión Directiva de la Sociedad Rural «estimamos que para que la actividad sea rentable estamos hablando de que hacen falta más de 3.500 animales, con el agravante de que lo que más sufre el productor es el valor de la lana que se fija en dólares, no caprichosamente porque más del 90% se exporta, con el dólar diferencial que está en 150/160 hace mucho a la rentabilidad del productor».

PREDADORES
Irianni expuso que la «mayor preocupación de los productores es el avance de los predadores, como el puma o el zorro, ya que en muchos casos se ven afectados los productores aledaños a los campos abandonados. Y el foco de preocupación es cómo podemos hacer para que aquellos que quieren seguir en la actividad, lo hagan».

Para ejemplificar: «El Departamento Biedma tiene una parte que es continental y otra que es la Península Valdés, los 45 campos de la península están todos ocupados, en cambio los 80 campos de la continental sólo quedan 7, 8 con ovejas».