3 películas ideales para ver en vísperas de Navidad

139

Después del brindis, seguimos los festejos con una tanda de espíritu navideño cinematográfico

El séptimo arte está plagado de historias navideñas. Clásicos como “Mi pobre angelito” (1991) o “Die Hard” (1988), se mezclan con propuestas más modernas que mantienen el espíritu de la celebración, pero también juegan con los géneros y sus convencionalismos. Hay una historia para cada uno y acá te contamos dónde podés verlas.

Para los románticos incurables: Realmente Amor

Podríamos buscar otro ejemplo, pero hay tradiciones que no se pueden ni deben evitar. Ver -al menos una vez- “Love Actually” en Navidad es una de ellas. El dramedia británico lleva casi dos décadas sumado su cuota de romance festivo, gracias a un increíble elenco coral cuyas desventuras se entrelazan con diferentes resultados. Todos tenemos una favorita: ¿la del Primer Ministro y su secretaria? ¿La del viejo roquero en busca de un éxito? ¿La del nene enamoradizo que necesita la ayuda de su padrastro? Sin dudas, algunas de estas historias no cuadran tan bien en la coyuntura, pero igual nos permitimos dejarnos llevar por la magia.

Para los más chicos (y no tanto): Klaus

En 2019, España sumó este “nuevo clásico” animado que reimagina la leyenda de Papá Noel desde el punto de vista de Jesper, el peor estudiante de la academia postal, destinado a trabajar en Smeerensburg, una islita perdida del Círculo Ártico. A pesar de la buena voluntad del cartero, los habitantes no tienen intención de cruzar palabras debido a una milenaria enemistad entre clanes. El encuentro con un misterioso carpintero conocido como Klaus y una maestra/pescadera llamada Alva, le da a Jesper una nueva oportunidad, no solo para transformar al pueblo, también sus propias actitudes egoístas. Acá, la magia no proviene de elementos fantásticos, sino de los actos sinceros de las personas.

Para los nostálgicos: Gremlins

Las décadas del ochenta y noventa aportaron sus buenas dosis de ‘clásicos navideños imprescindibles’. Desde “Duro de Matar” hasta “Mi Pobre Angelito” la lista es interminable y, digamos todo, también rompe con muchos de los clichés más desgastados. Detrás de las aventuras del simpático Mogwai que no puede exponerse a la luz, tomar agua ni mojarse, mucho menos alimentarse después de la medianoche, hay una historia familiar, necesidad de conexión, un poco de drama y algunas críticas al consumismo en esta época del año. También hay caos, destrucción y muerte provocada por los “hermanos” de Gizmo, pero el espíritu festivo no falta.