El juez Daniel Pérez resolvió formalizar la investigación preparatoria de juicio contra Diego Ríos (31) como presunto autor de los delitos de atentado agravado y tentativa de evasion.  El Ministerio Público Fiscal obtuvo un plazo de tres meses para concluir sus tareas investigativas. Por su parte, el representante del Ministerio de la Defensa Pública adelantó que se presentara una denuncia contra empleados policiales por violencia institucional.

En la sala de audiencias de la oficina judicial se desarrollo la audiencia de control de la detención. El acto judicial estuvo presidido por el magistrado Daniel Pérez. En representación de la fiscal asistió la Procuradora Fiscal Marisol Sandoval. En tanto, el detendido recibió el asesoramiento del abogado Marcelo Catalano del Ministerio de la Defensa Pública.

En la ocasión, Sandioval relató los hechos que investigara. En este sentido señaló que el primer hecho ocurrió el sábado 1 de mayo a 16:45 en Avenida Ingeniero Coronel entre las calles España y Perito Moreno.

En esa ocasión, dos empleados policiales caminaban por el lugar en el marco de una recorrida provisional.  

En este contexto, encontraron a una persona que estaba oriando en la vía pública. Se acercaron a indicarle que no era apropiada su conducta en función de que habia menores en el lugar. También le pidieron los datos fiiatorios.

Fue allí, que desde un vehículo descendió Diego Ríos. Según informaron en la pieza de apertura, el imputado insultó a los empleados policiales. Además golpeó en el rostro a la cabo de policía que intervenía en el hecho. Luego escapó corriendo. Finalmente fue detenido por un móvil policial al llegar a la intersección de avenida 9 de julio y callle Patagonia.  

En tanto, el segundo hecho por el que se procesó a Ríos ocurrió en la guardia del hospital. En ese lugar el detenido iba a ser revisado por el medico de guardia. Al soltarle las esposas, el imputado atacó a los policias que lo custodiaban y se fue del lugar por la puerta de guardia. Fue detenido a dos cuadras del lugar.   

Asimismo, Sandoval presentó los certificados medicos en los que constan las lesions que sufrieron los empleados polciales. Con respecto a la calificaciòn legal peticionó al juez que se investigue a Diego Ríos como presunto autor de los delitos de atentado agravado por poner manos en la autoridad en concurso real con tentativa de evasión y en calidad de autor.

Luego requirió que se declare legal la detención del procesado y la comparencia en el Área de Criminalísticas a los fines de que se le aplique el protocólo único de identificación de personas.

A su turno, el detenido dió su version de los hechos. En este contexto, denunció que fue golpeado en la celda de la comisaría. En este sentido, agregó que el personal policial roció con gas pimiento su calabozo provocándole dificultades para respirar.

En tanto, el abogado defensor exhibió ante el juez un video en el que se registraron los incidentes ocurridos sobre la avenida ingeniero Coronel.

En su interpretación, Catalano considera que la filmación muestra a la policía agrediendo a su asisitido. En consecuencia, pidió al juez que declare ilegal la detención de Diego Ríos.

 A ello,  agregó que los familiares del procesado cuentan con fotos en las que se evidencian las lesiones en el rostro de Ríos, producto de las agresiones fisicas recibidas por parte de los policías que intervinieron en su detención.

Por otra parte, adelantó que desde el Ministerio de la Defensa Pública se va a patrocinar una denuncia pública por violencia institucional contra algunos empleados policiales.

También solicitó que se rechace el pedido de la pieza de apertura en base a los hechos narrados por la Procuradora.    

Así las cosas, el juez Pérez resolvió   declarer legal la detención, formalizar la investigación preparatoria de juicio en orden a los hechos descriptos y las calificaciones legales propuestas.

Por otra parte, ordenó la libertad del detenido y otorgó un plazo de tres meses para concluir la investigación. Asimismo, instó al imputado a que se presente en las oficinas de la fiscalía a los fines de que radique una denuncia por la situación sufrida en el calabozo de la comisaria.