El dolor que deja la pandemia es inmenso. Hoy Sarmiento despide a una mujer, madre, amiga vecina solidaria, luchadora con tantos proyectos por delante que tristemente ha partido en las últimas horas como consecuencia de las secuelas del COVID.

Quienes pudieron conocerla saben de su simpatía y atención en la farmacia en la cual se desempeñaba, su empatía con quienes le contaban sus problemas de salud.

Siempre buscando la solución para todos, sobre todo si se trataba de un adulto mayor.

Muchos se sumaron para enviar fuerzas y buenas energías. Incluso la primera del Club Deportivo Sarmiento exhibió un “trapo” con el deseo de recuperación y acompañamiento a Naty y Tomy, su hijo.

Es difícil describir a una persona que llenó las redes sociales de la ciudad rogando por su mejoría.

Luchó hasta el final.

Hoy la tristeza embarga a todos. Resta pedir el Consuelo y resignación para sus hijos, para sus familiares y amistades .

Q.E.P.D NATALIA DÍAZ